Niños ante la separación de los padres

Publicado en por xelo

Cuando en una pareja, el camino final es la separación o divorcio, los hijos sufren cambios que no siempre saben ver los mayores, se van a puntualizar algunos de ellos para que los adultos se conciencien un poco mejor de la visión que le tramiten a los hijos.

Cuando un matrimonio deciden separarse, cualquiera que sean los motivos, ocurren una relación de hechos que siempre suelen ser desagradables, y en medio de todos los asuntos legales y de la nueva situación sentimental de cada uno de los miembros de lo que era una pareja.

Existe otra situación a la que numerosas veces no se le da la suficiente importancia y que necesita de un especial manejo para poder o saber llevar, y es la experiencia que los hijos de la pareja se lleven sea cual sea la edad.

Cuando ocurre una ruptura entre los padres, los hijos experimentan un duelo, por la pérdida de la convivencia con los padres juntos y por la ausencia de estabilidad familiar, además de los múltiples sentimientos que se producen, como el de culpabilidad.

Cómo ayudarles

Explicarles bien y con su lenguaje las veces que sea necesario la situación, así como recalcar que nadie es culpable de la rotura de la familia.

Debe saber y notarlo así, que sigue teniendo un padre y una madre, son los padres los que se han separado entre ellos, no se ha roto la relación padres e hijos.

Aún dependiendo de la edad de cada niño, ellos no entienden de custodias, entonces se debe dejar ver al niño al otro progenitor las veces que el lo precise.

Igualmente no entienden de pensiones alimenticias así que no se debe caer en el error de privarle de necesidades para que se las reclame al otro progenitor.

Pues si no, se entrará en el círculo de caprichos y materiales innecesarios que aunque ellos no lo vean así, lo único que se hace es causarles daño y hacerles preferir entre uno de los dos padres sin ver la realidad que es la importancia de cada uno aunque sea por caminos diferentes.

Custody RulingFamily divided

Etiquetado en Educación infantil

Comentar este post